consejos fotograf?a principiantes

Curso De Fotografia Profesional En GRANADA Por ESCUELA ARTE GRANADA

La obra creativa y documentalista de Carlos Miguel, se inicia en la primera mitad del siglo pasado. Que entregue más menos fotos de la boda depende en primer lugar de lo que ocurra en la boda (número de invitados, número de personas que haya en los preparativos, número de entregas, sorpresas a los novios, ambiente durante el baile, etc.), y en segundo lugar, del número de invitados: con más gente, pasan más cosas y más variadas. Para el Pendrive y la galería web, el plazo de entrega es de máximo 6 semanas, aunque la mayoría de las veces lo tendréis en 2 3 semanas. La hora de empezar con el novio se calcula siempre a partir de los horarios de la novia.

Para el álbum, un máximo de entre entre 6 semanas y 3 meses, dependiendo del tipo de álbum y de lo que tardéis en escoger las fotos (¡jaja!). Pero hay que tener en cuenta que para un fotógrafo, trabajar en una boda -al menos como trabajo yo- es absolutamente agotador física y mentalmente, y más si vas con dos cámaras colgando como hago yo. Poder sentarse, beber abundante agua y comer bien es esencial. Con un buen plato de macarrones y un par de escalopes, estoy más que contento (lo que en las bodas suele llamarse menú infantil”, pero que la cantidad de los platos no sea también infantil, por favor!!!

Si estoy comiendo y pasa algo intuyo que puede pasar algo (como si un invitado se acerca a vuestra mesa), yo me levanto y me acerco, porque ese día cualquier conversación puede acabar en un fuerte abrazo un mar de lágrimas, y yo quiero y tengo que estar ahí para contarlo con mis fotos. En todo caso, si decidís no ponerme un cubierto, debéis hacérmelo saber al menos unos días antes de la boda.

Con el Plan Basic (en que me quedo sólo durante una hora de baile) empiezo en casa del novio y continuo en casa la novia. Con el Pack No-Limit puedo empezar, por ejemplo, en la peluquería con la novia, ir a casa el novio, volver luego con la novia para los preparativos en casa, y además me quedo hasta el final del baile. Por eso os pido que durante el banquete me situéis en una mesa en la misma sala que vosotros. Normalmente se hacen en el jardín del restaurante donde se celebra el banquete.

No hay nada peor que, estando en otra sala, oír ¡que se besen, que se besen!” y llegar donde están los novios demasiado tarde para captar el momento. La sesión suele durar unos 20 minutos (hay que hacerlo rápido, porque mis parejas suelen preferir estar con los invitados en el aperitivo), pero si tenéis ganas y hay tiempo se puede ir donde queráis y tanto rato como queráis. Se trata de un primer encuentro de los novios, justo antes de la ceremonia, normalmente ya en el lugar donde se va a celebrar la ceremonia y vestidos para la boda.

También puede escogerse un lugar neutro -un bosque que vaya de camino, etc.-. A veces a los novios se los separa mediante algún elemento que evite que se vean -pero que permita que en las fotos salgan a la vez-, en otras al novio se le vendan los ojos y sólo la novia puede verle a él. Hay varias combinaciones posibles. Hay compañeros de profesión que afirman que también va bien para que los novios se acostumbren a la cámara.

Si realmente sirve para algo, es para conocernos mejor, y así cuando llega el día de la boda tenemos la sensación de que somos (casi) colegas. El día de la boda, a la que llevamos 3 minutos y veis que yo voy haciendo y os dejo en paz, os olvidáis de mí y de mis cámaras. Una vez habiendo cenado y ya de salida me topé con una pareja que acababa de casarse e iba, con uno de los fotógrafos del hotel, a realizarse la sesión posterior a la ceremonia. El resultado fue unas fotografías por debajo del rango de lo promedio a un precio por arriba del promedio.

Sin embargo en Las Vegas no tienes mucha opción, el fotógrafo viene incluido en los paquetes y si quieres llevar tu propio fotógrafo tienes que pagar un permiso que no es nada barato. Dos días después regresé al Venetian y de entrada me encontré con el mismo fotógrafo haciendo fotos en los mismos puntos, con las mismas poses y dando las mismas instrucciones.

Ese recuerdo, junto a algunas recientes experiencias con parejas que se van a casar fuera de la ciudad (boda de destino Destination wedding) me motivan a escribir este blog de hoy. Esto se me hace una especie de extorsión, va en contra del libre mercado, y algunos de los trabajos que he visto de los fotógrafos de la casa” son bastante malos promedio.

La historia en México no es muy diferente, cuando te casas en playa los hoteles te ofrecen su propio fotógrafo tienes que pagar una suma para permitir que tu propio fotógrafo haga el trabajo (bueno, pareciera que en algunos hoteles del DF se hacen las mismas prácticas). Es por esto que elegir al fotógrafo ideal se convierte en un must” de la planificación de la boda.